Historia de El Tiempo.Com – Como Nació Hace 20 Años Segunda Parte

El 22 de enero de 1996, este diario lanzó su sitio web, tres días después del ‘The New York Times’.

 Tomado de eltiempo.com/internet

Por:  JULIO CÉSAR GUZMÁN | 

 12:38 p.m. | 22 de enero de 2016

<< REGRESAR A LA PRIMERA PARTE

En esencia, había dos computadores gemelos, uno en Bogotá y otro en Miami, que contenían las páginas en el lenguaje HTML. Los periodistas actualizaban la versión de Bogotá y a una cierta hora de la noche o la madrugada, se sincronizaba esa edición con la que se podría ver en el ciberespacio.

 

Finalmente, luego de múltiples pruebas en caliente, se decidió que EL TIEMPO subiera formalmente a la web el lunes 22 de enero de 1996. En la semana previa, me reuní con Miguel Marcial y Ninfa Sandoval para hacer ‘reportería’ interna sobre el proceso que había significado lanzar este producto, y los servicios que se ofrecerían. Tenía la misión de escribir este artículo como apertura del cuadernillo de Computadores, sección que ese lunes circuló con diez páginas, dos de ellas dedicadas al lanzamiento.

 

“EL TIEMPO se puede leer en Internet” titulé a cinco columnas ese día, que viéndolo en perspectiva resultó histórico para la prensa nacional, pero que en la primera plana del diario apenas representó la sexta noticia, menos importante que la reunión de cancilleres por la tensión fronteriza entre Colombia y Venezuela (¡hay cosas que nunca cambian!) y la apoteósica corrida de toros protagonizada por César Rincón y Enrique Ponce, en Bogotá.

 

“Ahora los compatriotas que viven en el exterior disponen de todas las noticias que son publicadas a diario por EL TIEMPO. La distancia que los separa de la actualidad del país es el cable de su PC”, decía mi nota, ilustrada con imágenes de la página principal del sitio web, que se parecía bastante al buscador de páginas que reinaba por entonces: Yahoo. Era un menú de temas en el que se listaban secciones del periódico como Primer Plano, Política, Economía, Deportes, Vida de hoy, Educación, Opinión, Internacional, Justicia, La nación, Viajar, Medio ambiente y Computadores.

 

Hoy suena inconcebible no mantenerse al tanto de las noticias del país, así uno esté en el último rincón del planeta. Pero hace veinte años, las únicas escasas noticias de Colombia que salían en los noticieros fuera del país eran las de violencia o narcotráfico, y era un eterno sufrimiento dominical no saber los resultados del equipo de fútbol favorito, en mi caso, Millonarios.

 

Por eso, aquella noche, cuando los colombianos en el exterior se habían enterado de que EL TIEMPO se podía leer por Internet, miles de ellos se volcaron a la web en busca de una noticia que explotó, por coincidencia, el mismo 22 de enero de 1996: el exministro Fernando Botero Zea le aseguró al periodista mexicano Jorge Ramos y al colombiano Yamid Amat que el entonces presidente Ernesto Samper estaba al tanto del ingreso de dineros del narcotráfico a su campaña electoral.

HISTORIA DE EL TIEMPO INTERNET 3

En 1998 se modernizó la apariencia de la página web.

Foto: Archivo / El Tiempo.

Como dice la Ley de Murphy, todo lo que pueda fallar fallará, y el servidor de eltiempo.com se desbordó con el aluvión de consultas que le dio bautizo formal al sitio en su primera noche al aire. “Fue una cuestión muy circunstancial y se colapsó. No había nada más que hacer, sino ampliar los recursos: mayor memoria RAM, mejorar el canal… lo único era meterle más fierros”, asegura Rey.

 

EL TIEMPO ya estaba en Internet, en prueba, desde unos días antes, pero terminó anunciándose en una fecha oportuna, apenas tres días después del lanzamiento oficial del New York Times en Internet (19 de enero de 1996) y unos meses antes de El País (4 de mayo) y El Mundo (en julio), ambos españoles, como registra el investigador Alejandro Rost.

 

Luis Fernando Santos se ufana todavía de ese logro:

“Me acuerdo de cuando íbamos a anunciar eltiempo.com al público. Nos faltaban unos noventa días para estar tranquilos de que podíamos hacer el lanzamiento y alguien llegó a la junta directiva y nos dijo que El Espectador iba a lanzar su sitio, así que decidimos lanzarlo de inmediato. Luego, El Espectador se demoró como cuatro meses más. Lo recuerdo por la importancia de ser los primeros”.
También se adelantó a El Colombiano, que aprovechó su experiencia con Salomón para trasladarla al ciberespacio. El colega García explica cómo se dio esa transición:

“En una feria mundial, el gerente conoció Internet y me acuerdo que me dijo textualmente: ‘Mire, Juan, en esa feria presentaron Internet y yo lo monté aquí, miren a ver qué pueden hacer con eso’. Pusieron un computador en la biblioteca y nosotros pensábamos que Internet era ese computador. Como el sistema Salomón tenía una estructura física, una caja, pensábamos que Internet era algo similar”.

 

Al comenzar a navegar, el grupo de García acudió a ingenieros de sistemas y diseñadores gráficos, como Alina Berrío. No había manuales, no había cursos, todo se aprendía como ensayo-error, sin que aún el producto saliera al público. “Montábamos y montábamos el periódico ―prosigue el periodista―, hasta que un día el gerente dijo: ‘¿Y entonces, a esto cómo le vamos a dar salida?’. Ya habían salido las primeras ediciones de EL TIEMPO, y pensamos que era el momento de sacar el producto al aire. Debió ser en 1996, porque digamos que los tres pioneros en esto fueron EL TIEMPO, El Colombiano y El País, de Cali. El resto salió más tarde”.

 

De hecho, la periodista Renata Cabrales, hoy jefe de redacción digital de El Heraldo, en Barranquilla, afirma que El País de Cali subió a Internet antes que cualquier otro medio de comunicación en Colombia. Según una investigación que realizó en el curso de sus estudios en España, si bien no tenía un dominio propio, el contenido de El País se podía leer en la web desde finales de 1995, en un servidor de la Universidad del Valle identificado con el nombre de Mafalda, la heroína latinoamericana de las tiras cómicas. Eso me hace recordar iniciativas similares en la Universidad de los Andes, que publicaban en sus páginas web las noticias que escribíamos en EL TIEMPO, antes de que los periódicos nacionales tuvieran presencia oficial y corporativa en la World Wide Web. Si alguien tiene registros de esos esfuerzos pioneros, lo invito a compartirlos en la actualización digital de este libro (www.juliocesarguzman.co).

 

Para la redacción de El Colombiano, como antes había sido en la de EL TIEMPO, no fue un acontecimiento llegar a la web, no hubo una celebración. Probablemente no había conciencia del salto que estaba dando en esos momentos el periodismo en el país. Pero para los lectores sí fue una gran alegría. “Fabuloso (…) Gracias a todos los colaboradores que han permitido acercarnos más a nuestra patria”, escribió desde el círculo polar ártico el periodista Mario Ramírez Orozco en los últimos días de enero de 1996, dentro de un paquete de mensajes provenientes de todo el mundo que publicó EL TIEMPO, al cabo de su primera semana como medio de Internet. En esa nota también cité el dato de más de 80 mil consultas en esos primeros siete días, cifra que hoy logra una sola nota exitosa en pocas horas.

 

HISTORIA DE EL TIEMPO INTERNET 4

En 1999 el portal ya contaba con un menú más claro y organizado. Foto: Archivo / El Tiempo

Por los lados de Medellín, la euforia era similar, a juzgar por el testimonio del colega García: “Entendimos que había muchos antioqueños por el mundo y nos convertimos en una ‘nana virtual’. Cuando el paisa en el exterior estaba triste, se metía a El Colombiano y se animaba. Incluso, con fotos de derrumbes, se veían las montañas y la gente se emocionaba”.

 

Bueno, no todos experimentaban lo mismo. Guillermo Santos, quien en el momento de la llegada de EL TIEMPO a Internet era subgerente del periódico, recuerda una anécdota insólita:

“Mi papá (Hernando Santos, entonces director de El Tiempo) nunca creyó en Internet ni en la tecnología. Nunca usó un computador para sus editoriales, siempre los dictaba. Una vez yo le dije: ‘Papá, te voy a mostrar EL TIEMPO en Internet’. Y él me dijo: ‘Mijito, eso no funciona’. Pero le insistí, lo convencí y lo llevé a mi oficina. Ese fue el único día que Internet no me funcionó. ‘Te lo dije, mijito ―respondió él―. Me hiciste perder el tiempo’ ”.

 

HISTORIA DE EL TIEMPO INTERNET 5

Hacia 2003 el portal contaba con una apariencia más limpia, con diferentes recuadros informativos.

Guillermo, uno de los pocos Santos de su generación que no estudió periodismo, sino Ingeniería de Sistemas, fue luego partícipe de una actividad de promoción de la red: el primer chat en vivo que se hizo con un personaje público. En ese caso, con el entonces fiscal General de la Nación, Alfonso Valdivieso, el 28 de octubre de 1996, en plena época del proceso 8.000, cuando los ojos de Colombia y el mundo estaban puestos sobre ese cargo. No se hizo por medio de Eltiempo.com, sino con CompuServe, que tenía una plataforma más desarrollada y de carácter global, y puedo ver aún las manos de Beatriz Campos, quien trabajaba con Guillermo Santos, volando en el computador para transcribir las respuestas de Valdivieso.

 

Mucha agua ha pasado bajo el molino desde entonces, pues en esa época se anunció con bombos y platillos, casi tres semanas antes, mientras que hoy se hacen numerosos encuentros (hangouts, foros y chats, por ejemplo) a diario, en los que los usuarios cuestionan a todo tipo de personajes: funcionarios, artistas, deportistas, candidatos a corporaciones públicas…

 

Crece la presencia periodística

Los últimos sitios web periodísticos que mencionaré en este capítulo son los del grupo Semana, que se lanzaron a la red mundial a comienzos de 1997, de la mano de la firma Axesnet. El creador de esta compañía, Andrés Saldarriaga, rememora que durante la desaparecida feria de informática Compuexpo, celebrada en octubre de 1996, conoció al editor de informática de la revista Dinero, Enrique Quessep, quien le contó que quería montar su publicación en Internet. “Por medio de Enrique arrancamos con el tema y a los pocos meses, Dinero fue la primera revista y luego, la gente de Semana se interesó, y en Axesnet comenzamos a ser los revisteros de Internet. Hicimos Clase Empresarial, Cambio 16, las del Grupo Cinco…”.

 

En su libro ‘Una semana de 20 años’, el periodista y artista gráfico Vladdo recuerda que esa etapa le correspondió a un director diferente a quienes comandaban la revista Semana durante el proceso 8.000: Isaac Lee. De hecho, en ese texto, Vladdo cita las palabras de un editorial de despedida que le rindió esa publicación y que, a la letra decía: “Nuestro arribo al mundo de Internet, y el paso de esta empresa a la sociedad actual en la que el Grupo Sanford ha ingresado al mundo de las telecomunicaciones, hacen parte también de lo que deja Isaac en esta revista”. Y el propio autor aclara, páginas atrás, que la fecha de llegada de Lee a Semana fue enero de 1997.

 

HISTORIA DE EL TIEMPO INTERNET 6

En 2006 se empezó a perfilar la imagen que tendría en la actualidad el portal. Foto: Archivo / El Tiempo.

Con Vladdo nos conocimos en esa época, cuando él combinaba su labor como caricaturista y diseñador, con la redacción de la sección de tecnología en Semana. Hoy, evoca así esos momentos:

“Yo me conecté a Internet antes que Semana, porque las empresas por lo general son muy lentas. Se mueven a otro ritmo. De hecho, creo que tuve página web antes que Semana y antes que EL TIEMPO (…) Hice un sitio web como en el 95 que se llamaba Vladdo.com, tengo dominio desde esa época y me lo ayudó a hacer Andrés Saldarriaga, de Axesnet. Me lo ayudó a montar con un socio que tenía. Yo puse la página y por allá en un rincón de esa página nació Aleida. En el caso de Semana, al comienzo no se podía con el dominio Semana.com, porque alguien lo había comprado”.

 

JULIO CÉSAR GUZMÁN*
* Editor de Cultura y Entretenimiento de El Tiempo. Este texto es un fragmento del libro ‘Ya estás tejiendo la red’, de editorial Intermedio, que cuenta la historia de cómo Colombia se conectó a Internet.

Anuncios
Acerca de

Este sitio es de colecciones de libros y fasciculos tambien encuadernacion.

Tagged with: , , , , , , ,
Publicado en Sin categoría

Deja un comentario justo debajo de esta entrada, yo siempre los leo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: